sábado, 21 de abril de 2018

Cambio climático para torpes: los motores diesel

Hace unos días hablaba con un vendedor de coches y, no sé bien por qué, salió a relucir el tema del cambio climático, la contaminación y el futuro de los diesel. Ante mi asombro, me largó una serie de convicciones sobre el asunto que me dejaron verdaderamente perplejo. Llevo tantos años leyendo sobre esta cuestión, que he de reconocer humildemente que puedo estar viviendo en una búrbuja y considerar que lo que yo considero obvio puede resultar lejano a la población común. Así las cosas, vi claro que tengo que hacer un mayor esfuerzo por difundir lo que la Ciencia dice sobre estas cuestiones, en el lenguaje más primario que se me ocurra. El objeto del debate con este vendedor era que los coches diesel son muy buena alternativa ahora, porque lo del cambio climático y la capa de ozono está ya arreglándose, y que las amenazas de prohibir los coches diesel no tienen ningún fundamento científico. Como no teníamos mucho tiempo para aclarar las cosas, me atrevo ahora a hacerlo por este medio, consciente de que lo más probable es que no lo lea nunca. Quizá a algún otro le sirva. En pocas palabras, ante las afirmaciones del citado vendedor, la ciencia actual dice lo siguiente:
1. El cambio climático y el deterioro de la capa de ozono (en la estratosfera) tienen poco que ver. Si se pierde la capa de ozono habría un cambio en todos los seres vivos, porque no estamos diseñados para soportar la radiación ultravioleta, asi que la cosa sería más grave que el propio cambio climático.
2. Los dos fenómenos están causados por factores muy distintos: el cambio climático se debe principalmente a las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero. El deterioro de la capa de ozono estratosférico por la emisión de gases clorofluorocarbonados (CFC), antes muy usados en refrigeración y aerosoles y que ahora están prohibidos (desde el año 1987, con la firma del Protocolo de Montreal). El descubrimiento de esta relación les valió el premio Nobel a Mario Molina, Paul J. Crutzen y Frank Sherwood Rowland en 1995.
3. La capa de ozono estratosférica se está recuperando, pero no lo hace cada año, sino a lo largo de muchos, ya que los CFC tienen alta pervivencia en la atmósfera.
4. Los motores diesel emiten menos CO2 que los de gasolina (salvo los híbridos), porque consumen menos combustible. No obstante, emiten más NOx, que también es un gas de efecto invernadero, que los de gasolina. Los de gas natural mejoran a ambos, con menos emisiones. Obviamente todos ellos, diesel, gasolina y gas, emiten más CO2 que los eléctricos, sobre todo si la electricidad se genera con fuentes renovables o nuclear.
5. El problema de los diesel entonces no es el cambio climático, sino la contaminación urbana, porque emiten más NOx (precursor del ozono troposférico) y particulas de pequeño tamaño, ambos muy daniños para la salud humana). Por tanto, los diesel generan un problema local principalemente, y de ahí que tendrán restricciones para entrar en núcleos urbanos. Se sabe lo suficiente de las muertes prematuras debidas a contaminación urbana para que la legislación aplicable se refuerce en el futuro. Pongo la figura que emplee hace unas semanas para ilustrar los datos sobre cada tipo de vehículo.
6. Los coches diesel más modernos tienen mejores filtros y por tanto emiten muchas menos particulas que los antiguos: el problema es que los nuevos acaban siendo antiguos. La combustión diesel es más sucia que la de gasolina y mucho más que la del gas natural.
7. Si el citado vendedor sigue recomendando a sus clientes que compren coches diesel lo hará por un argumento económico (muy razonable, pero que así debería explicarse a los clientes), pero desde luego no con un argumento científico, que le queda lejos a su percepción de la realidad. La legislación futura veremos a quien da la razón. La tendencia europea está bastante clara.

domingo, 11 de marzo de 2018

Superar el paradigma tecnocrático

Sin duda la encíclica Laudato Si' ha sido uno de los documentos vaticanos más leídos y que ha generado más controversia, dentro y fuera de la Iglesia. Curiosamente los más entusiastas del documento no han sido siempre los católicos (que muchos también), sino algunos otros, habitualmente poco cercanos a la Iglesia. Este es, en mi opinión, uno de los grandes méritos de la Encíclica, ya que no cabe duda que el diálogo con el mundo contemporáneo es una prioridad de la Evangelización.
Entre las críticas que se han hecho a la Encíclica (también desde el lado católico) algunos la han acusado de estar en contra del mundo moderno, al criticar al sistema económico y a la tecnología, acusándola de estar detrás de la crisis ambiental actual. Incluso alguna mente un tanto calenturienta ha comparado la Encíclica con la crítica al modernismo de Pio IX.
En mi modesta opinión, la crítica -muy dura, por cierto- que hace la Encíclica al sistema económico y a la mentalidad tecnocentrista no es antimoderna sino más bien al contrario, es postmoderna, porque lo hace no desde la mentalidad de algo que haya que recuperar del pasado, sino de algo que hay que superar del presente para proyectarlo al futuro. El Papa no está recomendando que volvamos a las cavernas, porque sería absurdo y porque, dicho sea de paso, tampoco nuestros antepasados paleolíticos tenían una relación idílica con el ambiente (recordemos las extinciones masivas con la colonización de América hace 10-15.000 años). Lo que el Papa plantea es que el sistema actual tiene muchas deficiencias que no pueden obviarse y que se manifiestan en dos parámetros muy profundamente tratados en la Encíclica: deja fuera del "sistema" a muchas personas y destruye el ambiente, o dicho en una sola frase degrada a la vez a la Naturaleza y a las personas que formamos parte de ella. La tecnología es obviamente una aliada imprescindible del cambio ético que necesitamos afrontar para cambiar nuestra relación con el entorno, pero también puede serlo de quienes quieren seguir manteniendo un modelo que solo beneficia a una pequeña parte de la población mundial. La tecnología en sí es neutra, puede usarse para curar tumores o para destruir ciudades, para comunicar a las personas o para controlarlas, para salvaguardar la vida o para manipularla, haciendo niños, animales o plantas "a gusto del consumidor". Respetar la naturaleza es, en primer lugar, aceptarla tal y como es, admitir que es fruto de una decisión amorosa del Creador, para los que creemos en Dios, o de un conjunto de mutaciones aleatorias: en cualquier caso, no somos quien para manipularla a antojo. El "seréis como Dios" del Génesis tiene aquí un nuevo eco. En un reciente número de la prestigiosa revista Nature se habla de "biología sintética" para identificar el conjunto de técnicas que nos permiten rediseñar seres vivos "para usos prácticos", indica la revista. Yo me pregunto, ¿prácticos para quién? No, desde luego, para los más pobres y vulnerables de la Tierra. Todo el pensamiento trashumanista se viste del prestigio actual de la ciencia para proponer verdaderos disparates éticos, que intentan en última instancia crear seres humanos más "avanzados" que los que la evolución (guiada o no por Dios, no es el caso ahora esta discusión) ha generado naturalmente. ¿Pero quién decide qué es ser "avanzado"? ¿Quién se abroga el papel de creador artificial? Y, sobre todo, ¿quién evalúa los impactos indirectos que tienen esas manipulaciones?
¿Qué significa entonces "superar el paradigma tecnocrático"? A mi modo de ver algo tan sencillo como reconocer que la técnica es un aliado, pero no es una guía ética. No debe hacerse todo lo que puede hacerse, porque la Naturaleza, y las personas como parte de ella, tienen muchas dimensiones y valores que no pueden juzgarse con criterios de eficiencia humana, a corto plazo y para interés individual. Es preciso superar ese paradigma, que el Papa toma en buena parte de la lúcida crítica a la modernidad que ya hizo Romano Guardini a mediados del pasado siglo. Conviene insistir que la ciencia y la técnica, sin guía ética, no necesariamente son beneficiosas. Criticar el modelo tecno-economicista no es estar en contra de la economía o la técnica, sino pedir que ambas sirvan a los intereses de todos los seres humanos, no sólo de unos pocos, y que en última instancia garanticen que el planeta siga siendo un lugar habitable, para nosotros y para otras especies. Por eso, la solución a los problemas ambientales no pasa únicamente por introducir tecnología que reduzca la contaminación del aire y del agua (que obviamente son necesarias), sino por solucionar la actitud de fondo que causa esa contaminación, la de quien piensa que vivimos en un planeta sin límites, hecho para nosotros solos (más bien para ellos solos), y justifica los atentados al medio como un medio para un desarrollo que no deja de ser una versión muy reducida de lo que realmente implica un progreso integral. Por eso, me parece imprescindible entender la conversión ecológica que plantea la Laudato Si' como un concepto muy amplio y hondo, que atañe a todas nuestras dimensiones: corporal, racional y espiritual. Como cualquier conversión esto implica un cambio radical de rumbo, muy bien reflejado en estas palabras del papa Francisco: «La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático» (LS 111). De nosotros depende que este cambio se produzca, al menos de que se produzca en nosotros mismos.

domingo, 28 de enero de 2018

El sentido del celibato

Hablar del celibato en el mundo que nos rodea parece tan exotérico como de hadas madrinas o centauros. Una sociedad que exalta hasta límites patológicos la sexualidad humana no entenderá fácilmente que haya personas que renuncien a ella por un fin espiritual. Ni lo entenderán ni lo creerán seguramente, pensando que todos los supuestos célibes en realidad llevan una vida oculta nada ejemplar. Casi siempre esta polémica sobre el celibato se ha circunscrito al de los sacerdotes, asociado al ministerio clerical en la Iglesia latina desde el siglo XII (I Concilio de Letrán), aunque ya se venía practicando desde la época apostólica. Sin embargo, conviene recordar que hay muchas otras personas, dentro y fuera de la Iglesia católica que viven también una vida célibe: budistas, hinduistas, algunas ramas del protestantismo, o incluso judíos o musulmanes decide abrazar un estado de vida más radicalmente orientado al cuidado de su vida espiritual y a la atención a otras personas. Incluso en la Roma clásica, una de las tareas de mayor relevancia social, el mantenimiento del fuego sagrado de Vesta, era ejercida por mujeres célibes, lo que indica que en muchas tradiciones religiosas se ha valorado a quienes seguían este camino.
Comprender la vida célibe de las personas laicas, que viven y trabajan en medio de las circunstancias cotidianas de la sociedad del siglo XXI, sin consagración clerical o religiosa, entender sus razones y penetrar en su vivencia son los objetivo de un libro que he publicado recientemente en la editorial Digital Reasons.  Está estructurado en cuatro capítulos: una revisión histórica de cómo el celibato espiritual se ha vivido en la tradición cristiana y en otras grandes tradiciones espirituales, con particular detalle en el celibato de los laicos en los primeros siglos de la Iglesia; el sustrato teológico en el caso del celibato de los laicos cristianos; el sentido último de esta dedicación, y finalmente algunas experiencias vivenciales de cómo se desarrolla este estilo de vida en la sociedad actual.
Obviamente el celibato para un cristiano es una respuesta a una llamada de Dios, no un plan para el perfeccionamiento personal. Como resumen de este libro podría afirmar que quien se da del todo a Dios, lo tiene Todo, porque Dios es Amor infinito. Por tanto, el célibe es alguien que sabe amar “con todo el corazón” a Dios y a los demás, como nos pide el primer y más importante mandamiento predicado por Jesús.  Una persona que vive el celibato espiritual no es alguien seco, que envidia lo que renuncia, sino alguien plenamente enamorado, que quiere tanto que no puede querer solo a una persona: quiere en primer lugar a Jesucristo, y después a todos los que Él pone cerca de su itinerario vital.

martes, 23 de enero de 2018

¿Por qué no yo?

Me gusta ver de vez en cuando alguna de las múltiples charlas TED que están disponibles en internet. Suele tratarse de temas interesantes, expuestos por personas que conocen bien esos temas y hacen un notable esfuerzo de comunicación. Aunque solo fuera para practicar inglés, ya valdrían la pena, pero generalmente el tema y el ponente le dan un valor añadido.
Buscaba el otro día alguna de las que han puesto más recientemente a disposición pública y me llamó la atención comprobar que había una del Papa Francisco. Me alegró mucho esta nueva manifestación de su interés por conectar con todo tipo de audiencias, usando si es preciso cualquier medio de comunicación. La intervención del Papa se ajusta a los criterios estándar de TED, durando casi exactamente los 18 m que exige este formato. El mensaje no tiene desperdicio en ninguno de esos 18 m. Ya lo han visto casi 3 millones de personas. No es un mensaje al uso, no habla de grandes directrices, ni ofrece soluciones tecnológicas innovadoras. Solo se dirige al corazón de las personas, de cada una y cada uno, a los que quieren construir un futuro distinto que incluya a todos los seres humanos, a todos.
En un momento del mensaje, se pregunta el Papa Francisco por qué las personas que descarta la sociedad son otros y no nosotros. -"¿Por qué no yo?" quien sufre la marginación, la carencia, la ignorancia... Me preguntaba eso el otro día cuando salía de tomar café con un amigo que trabaja en un centro de acogida de la Comunidad de Madrid. Trabaja con niños de 3 a 18 años, con terribles historias detrás que seguramente condicionarán su vida. ¿Por qué ellos y no yo? ¿Qué hace que ellos estén fuera, y cómo podemos acogerles?

lunes, 25 de diciembre de 2017

Felices ¿qué?

En estos días previos a la Navidad, todos hemos recibido múltiples felicitaciones y buenos deseos. La facilidad de las comunicaciones a veces entorpece más que ayuda, pues al menos antes la gente se tomaba un poco de tiempo e imaginación para escribir un tarjetón navideño y poner algunas palabras que tuvieran que ver algo con el receptor de la misiva. Ahora, se elige "lista de distribución", y se envía por ahí cualquier chorradilla que se le ha ocurrido a uno en los previos quince segundos, o incluso se re-envía la chorradilla que se le ha ocurido al algún otro individuo quien, por alguna razón desconocida, ha conseguido nuestra dirección de correo o de whatsapp. Parece que de lo que se trata es de enviar algo, aunque sea una foto familiar, todos sonrientes, un paisaje invernal o una
instantánea de un señor gordo vestido de rojo con pinta de vikingo.
Escribo esto mientras escucho un concierto de Navidad de los tenores, en Viena, hace algunos años. Ante tanta belleza, dirigida previsamente a celebrar lo que hoy celebramos (que Dios se ha hecho hombre para que los hombres podemos acercanos más a Dios), me resulta todavía mas preocupante el aluvión improcedente de felicitaciones sin sentido que me han llegado estos días. Pero¿ dónde estamos en la civilización occidental? ¿No nos sirve la enorme cantidad de artistas que han pintado el nacimiento de Jesús, para tener que camuflar la Navidad de una fiesta de fin de semana? ¿No nos parece eminente la música que se ha compuesto en honor del Salvador del mundo para que destrocemos los oídos con música bullanguera y petardos? ¿No es excelso contemplar las historias escritas por genios de todos los tiempos sobre el sentido de la Navidad, para que sigamos buscandolo en las rebajas de Amazon?
Sigo escuchando el concierto de los tenores, sigo contemplando el Belén que tengo ante mi vista, y sigo agradeciendo a Jesús que no se haya fijado en nuestra cazurrez, que haya preferido arriesgarse a que le tratemos así... por que si no, no habríamos tenido la oportunidad de tratarle como quiere, con la cercanía de quien abandonó su hogar de Dios, allá donde brillan las estrellas, para venirse a nuestras casa, para estar con nosotros, para que lo sintamos muy cerca...

domingo, 10 de diciembre de 2017

El legado de Lutero

Terminamos el año 2017 en el que hemos conmemorado el aniversario del cisma que partió el cristianismo occidental en dos. Digo conmemorado, y no celebrado, porque no creo que haya mucho que celebrar la mayor crisis que ha sacudido al cristianismo desde sus orígenes. Si bien el gnosticismo fue una gran amenaza para el cristianismo primitivo, o el arrianismo -unos siglos más tarde- estuvo a punto de barrer la ortodoxia cristiana, o el cisma de Oriente partió en dos mitades a la Iglesia, a mi modo de ver la mayor herida a la comunidad cristiana ha sido la mal llamada Reforma protestante. No cabe duda que la Iglesia necesitaba una reforma desde bien entrada la Edad Media, que las corruptelas de todo tipo habían deteriorado el mensaje evangélico en muchos estamentos de la Iglesia, pero lo que consiguió Lutero y los demás "reformadores" protestantes, no fue tanto reformar la Iglesia sino romperla. Romperla y, añado yo, desfigurar su doctrina hasta pulverizar la misma noción del cristianismo. No estoy diciendo que todos los protestantes estén alejados de Jesucristo, ni mucho menos: los hay muy piadosos y enormemente ejemplares en su actuar moral. Lo que estoy diciendo es que Lutero sembró el germen de una transformación doctrinal tan intensa que ha terminado por difuminar la misma esencia del cristianismo. La enorme división en las propias iglesias protestantes así lo prueba: más de 12.000 denominaciones desde el s. XVI a nuestros días, lo que indica qué pocos principios comunes dejó la "libre interpretación" de las Escrituras que preconizaba Lutero.
Hace poco estuve en Amsterdam, para una reunión de trabajo. Cuando viajo al norte de Europa, precisamente a esos países que se sumaron a la rebeldía luterana, comprobamos el resultado: son países donde el cristianismo ha desaparecido casi completamente, dejando solo al recuerdo las señales de la tradición cristiana.
No estoy juzgando las intenciones de Lutero, ni mucho menos las de los muchos cristianos que ahora siguen su tradición "reformadora", sólo me centro en las consecuencias. La reforma de la Iglesia era completamente necesaria, pero desde dentro de la Iglesia, no creando iglesias paralelas, con planteamientos doctrinales que poco tienen que ver con la tradición cristiana. Reformados son Francisco de Asís y Domingo de Guzmán, Ignacio de Loyola y Teresa de Jesús, Hildegarda de Bingen y Felipe Neri. Ellos consiguieron que la Iglesia dejara muchas prácticas mundanas, que los sacerdotes estuvieran mejor formados y fueran mas ejemplares, que las órdenes religiosas buscaran la perfección espiritual. Naturalmente sigue habiendo necesidad de reforma en la Iglesia, porque donde hay seres humanos, hay debilidad y pecado, pero sobre un sustrato de valores y piedad que esté anclado en el Evangelio.
Lutero, Calvino, Zwinglio y compañía viven en el s.XVI en países cristianizados a partir del siglo VII. Si querían recuperar la pureza del cristianismo primitivo que según ellos había deformado la Iglesia romana, quizá deberían haber mirado a en qué creían los cristianos de los lugares donde nació el cristianismo. La fe en la presencia de Jesús en la Eucaristía, la importancia de la confesión o el sacerdocio, la devoción a la Virgen María o la petición a los santos, por ejemplo, son valores 100% comunes a los cristianos orientales y latinos. Sin embargo, todo eso es negado por los seguidores de Lutero. ¿Quién tiene más probabilidad de estar cerca de lo que Jesús realmente enseñó, de lo que sus primeros discípulos entendieron y practicaron, algunos cristianos del norte de Europa del siglo XVI o los sucesores de los lugares donde vivieron Jesús y sus primeros discípulos? ¿A qué tipo de sociedades han dado lugar los principios de Lutero? ¿Qué frutos de santidad, de piedad cristiana han ofrecido?

domingo, 5 de noviembre de 2017

Cambio climático y salud

Acabo de regresar de una reunión de la Academia Pontificia de las Ciencias sobre "Salud del Planeta y Salud de las Personas". El encuentro ha sido muy interesante, con el aliciente añadido de celebrarse en la sede de la Academia, la Casina Pio IV, en plenos jardines vaticanos. El encuentro ha tenido el valor añadido de juntar a especialistas muy variados de muy distintos países, tanto en el ámbito de las ciencias naturales como sociales. Además ha contado con la participación de algunos líderes políticos (el gobernador de California, el de San Luis en Argentina, el Ministro de Medioambiente chileno y algunos congresistas estadounidenses).
El tema más destacado ha sido la revisión de los impactos del cambio climático y la contaminación sobre la salud humana. A partir de un amplio informe de la Organización Mundial de la Salud y de una comisión específica promovida por la prestigiosa revista Lancet, se han ido revisando algunas manifestaciones de esos impactos, particularmente los derivados de la contaminación del aire que afecta a la mayor parte de las grandes ciudades, de modo singular en los países en desarrollo. Además de las enfermedades respiratorias, mejor conocidas, se ha puesto énfasis en las ligadas a la circulación de la sangre (infartos, ictus cerebrales,...), que causan más de 4 millones de muertes anuales. Los principales agentes de esa contaminación son los compuestos derivados de la combustión de las energías fósiles más contaminantes (carbón, diésel, gasolina con plomo), que causan la emisión de partículas sólidas, y de oxídos de nitrógeno y sulfuro, precursores del ozono troposférico.
 Además, se han revisado los impactos actuales y previsibles del cambio climático sobre la salud, tanto en lo hace referencia a fenómenos climáticos extremos (olas de calor, sequías, inundaciones), como a su impacto en la seguridad alimentaria, las reservas de agua, los vectores de transmisión de enfermedades o el incremento del nivel del océano.  Estos impactos se están observando ya y afectan a las población más pobres y vulnerables, precisamente los que menos impacto directo tienen en el origen del problema.
La causa común de la contaminación aérea y del cambio climático es el uso de combustibles fósiles, por lo que la recomendación primaria del encuentro es aumentar el esfuerzo para "decarbonizar la economía", aumentando la eficiencia por un lado (ahorro energético) y por otro promoviendo las energías de baja emisión, principalmente las renovables. Junto a esto, deberíamos fomentar los sumidores naturales de carbono (a través de la reforestación y la recuperación de tierras degradadas) y seguir avanzando en tecnologías que permitan atrapar parte del CO2 acumulado en la atmósfera hacia su almacenamiento geológico.
El encuentro ha valorado también la gran contribución de los líderes espirituales al cambio necesario para adaptar nuestro estilo de vida a un marco que considere los impactos ambientales de nuestro consumo, transporte, forma de vestir o alimentarnos. Se ha subrayado de nuevo la relevancia de la encíclica <Laudato si> como catalizadora de esta dimensión moral y espiritual, tan imprescindible para que el cambio del actual modelo social y económico tenga la profundidad requerida.

domingo, 22 de octubre de 2017

Pon entusiasmo para cambiar las cosas

"Una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie". Me encantan estas palabras del Papa Francisco que escribió al poco de iniciarse su pontificado, en la Evangelii Gaudium. Creo que hay que darle muchas vueltas cuando nos preguntamos por qué determinadas ideas prevalecen u otras se marchitan. No se trata tanto de que sean razonables (mucho mejor si lo son) o incluso coherentes (todavía mejor), sino de que se presenten con convicción, de modo positivo, festivo si se quiere. Ciertamente la manera de presentar las ideas propias no debería ser garantía de éxito, porque también puede hacerse entusiasta apología de cosas muy poco razonables, pero en la sensibilidad contemporánea, cuenta mucho más el entusiasmo con el que se presenta que la solidez del argumento.
Me parece que esta afirmación vale para casi todo, desde la transmisión de la Fe, que era en el marco en el que el  Papa Francisco presentó la frase que he citado antes, hasta la promoción de una estilo artístico, una escuela de pensamiento o un programa político. Sin entusiasmo es difícil cambiar las mentalidades. Y el entusiasmo lleva consigo imaginación para presentar el mensaje, coraje para defenderlo en todas las circunstancias, y testimonios personales que muestren el éxito de quien lo aplica con coherencia.
Pese a haber escrito un libro sobre el entusiasmo en la vida cristiana (permitanme que lo recomiende de nuevo), me sigue dando una "envidia sana" (si tal cosa existe) las personas que transmiten entusiasmo en el mensaje que propagan, sobre todo en el mundo académico en el que me muevo, porque muchas veces me reconozco como mas racionalista que emotivista. Obviamente presentar argumentos sólidos, certeros, es muy importante en la educación, pero también transmitirlos con pasión, con verdadero entusiasmo, ayuda enormemente a crear empatías, no sólo a transmitir conocimientos, sino vivencias, y por tanto, hábitos que estimulen el cambio. Y sin cambio, sin mejora, la educación -en cualquier nivel académico- se queda coja.
Me venía esta reflexión a la mente viendo estos días la situación de Cataluña. Un grupo presenta argumentos muy "serios" (la ley, la constitución, el estado de derecho); otro presenta testimonios y eslóganes que se apoyan en valores muy atractivos (libertad, autonomía, pacifismo...), que hablan de la vida, no solo de la razón, que indican lo que les gustaría ser y no lo que deberían ser. Me preocupa que los catalanes que prefieren mantenerse en España no parezcan mostrar entusiasmo por ello, mientras los secesionanistas lo ofrecen con ocasión o sin ella, sin apelar a razones de peso, que todavía no acabo de entender en profundidad. ¿Alguien puede explicarme exactamente por qué quieren separarse? ¿Qué grado nuevo de libertad adquirirían? ¿Dejarían de aplicarse las leyes, serían otras, cuáles? ¿Tendrían mejores servicios públicos? ¿Dejarían de pagarse impuestos? ¿Habría otros territorios en Cataluña que también tendrían derecho a la autodeterminación?
Me parece que si se quiere cambiar la marea que lleva a una gran parte de la población catalana al independentismo es preciso articular un mensaje ilusionante, entusiasta, de qué significa estar en España, qué aporta la Historia común, la cultura compartida, la forma de ver el mundo, los valores familiares, las tradiciones... No es solo cuestión económica, ni jurídica, sería muy poco entusiasmante que fuera solo eso.


domingo, 15 de octubre de 2017

La revolución que cambio el mundo

Se cumple este mes el primer centenario de la Revolución Rusa, iniciada en marzo de 1917 con el destronamiento del zar, y culminada en octubre con la proclamación del gobierno bolchevique que abría paso a la creación de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.
Llama la atención el poco impacto mediático que está teniendo esta conmemoración, quizá por haberse diluido en la vorágine informativa del secesionismo catalán, o quizá porque la izquierda ideológica es poco amiga de aceptar su pasado histórico cuando es especialmente perverso. Mis casi 57 años (los cumplo en unos días) me permiten recordar el entusiasmo con el que la izquierda valoraba el regimen soviético, incluso en los años 70 y 80, cuando ya eran bastante evidentes las barbaries que había cometido con su propio pueblo. Recuerdo una entrevista que realizó TVE a Aleksandr Solzhenitsyn poco antes de ser galardonado con el premio Nobel de literatura. Su descripción del horror de los campos de concentración mereció para algunos compañeros de carrera, que seguían empeñados en defender el marxismo, el calificativo de engañosa, el del entrevistador (José María Iñigo) de tendencioso, y el del entrevistado de "fascista", que es el apelativo coloquial de todo aquel que no está de acuerdo con las ideas de quien reparte los "carnets de progre" (por cierto hace unos días le aplicaron el mismo calificativo a Serrat a propósito de sus dudas sobre el supuesto referendum, ya se ve que la ideología marxista mantiene sus atavismos).
Volviendo a la revolución rusa, me parece grave que no se recuerde un acontecimiento de tal magnitud histórica, no sólo porque fue el primer estado donde se aplicó el sistema marxista (lo que luego se denominó el socialismo real), sino porque fue el núcleo que expandió esa ideología a múltiples países: desde Cuba hasta Camboya y China, pasando por buena parte del Este europeo y Sur asiático. El balance de estos regímenes es aterrador: 100 millones de muertos según algunos autores. Ya fuera por  flagrantes incompetencias en la gestión pública, que llevaron a enormes hamburnas en Rusia o China, ya por la represión política generalizada (el caso de Camboya es especialmente terrible, pero no hay que olvidar a Corea del Norte o, en mucho menor grado, a China, todavía actualmente), los crímenes asociados al sistema marxista son inmensos, y todavía frecuentemente banalizados o ignorados, por quienes siguen identificando al marxismo con el progreso social.
Quien quiera conocer con algo más de detalle el origen de esta maquinaría ideológica que ha impactado terriblemente la vida de cientos de millones de personas en el s. XX, y aún hoy día, les recomiendo la lectura de la obra de Vladimir Lamsdorff-Galagan: "La Herencia de la Revolución Rusa", publicado hace unos días por Digital Reasons. Describe de manera ágil y muy bien documentada el origen y desarrollo del proceso revolucionario ruso, la entronización de Lenin y Stalin, las contradicciones del sistema y su derrumbamiento a fines de los años ochenta. Un obra sencilla, de fácil lectura, pero que hará pensar a muchos intelectuales más familiarizados con la ideología que con la Historia.

domingo, 1 de octubre de 2017

¿Nacionalismo = Egoísmo?

Este verano charlaba con un buen amigo con el que nunca había comentado temas políticos, ya que nos unen otro tipo de intereses culturales y, sobre todo, ambientales. En concreto, salió el tema del nacionalismo catalán, al que mi amigo se adhería con singular entusiasmo. La conversación transcurrió en un tono cordial y razonable, pero me dejó muy mal sabor de boca, ya que suponía empañar, de alguna forma, la amistad que habíamos forjado a partir de esos intereses comunes. Es propio de amigos compartir ideas, y no sería lógico que estuvieramos de acuerdo en todas. Del diálogo surge la comprensión, ver las cosas desde otro punto de vista y aprender de quien discrepamos. Sin embargo, en las cuestiones políticas, esos intercambios de opiniones acaban resultando pegajosos, y queda el poso tras el rifirafe de que algo se ha levantado entre nosotros.
Casi dos meses después de aquella conversación, hoy se evidencia esta cuestión en el proceso independentista de Cataluña, que ha supuesto la separación de amigos y de familias, azuzados por los políticos oportunistas, remachado por los medios de uno y otro bando, y sembrados por muchos años de educación unidireccional.
En la conversación con mi amigo, lo más decepcionante fue constatar que tras las grandes aspiraciones se escondía, en el fondo, la búsqueda de la autonomía económica. Tras repasar las raíces culturales o históricas del sentimiento separatista, me vino a decir algo así como: "si nos hubieran dado algo parecido al cupo vasco, no se hubiera llegado a esto". Así que de eso se trata, pensé, de que el dinero que se genera allí se quede allí, de contribuir menos al bien común y algo más al bien de ese territorio. Es un argumento fácil de esgrimir. En tiempos de crisis, encontrar el culpable en la contribución que se realiza a otros territorios más desfavorecidos es muy sencillo. Basta además con insistir en el supuesto despilfarro de quienes reciben esos recursos. Como el asunto no es muy elegante, se tiñe de otras cuestiones: se habla de sentimiento (que entiendo, y me parece muy respetable), de historia (que convendría estudiar más a fondo, por ambos lados), de cultura (que todos valoramos, la de uno u otro lado), y, a más a más, del sacrosanto derecho a decidir nuestro futuro. No se habla de dinero, se habla de democracia, de derecho a elegir y de otras muchas cosas que son n nobles y fácilmente vendibles, sobre todo de cara al exterior. A mi me resulta cuando menos sospechoso que quien reclame la independencia sean las regiones más ricas de un país: Lombardía, Cataluña, País Vasco, Quebec... Me parecen más auténticas las que saben que pueden perder recursos si se separan, pero están convencidas de que tienen una herencia distinta: Escocia, Irlanda, Córcega...
La solución es muy compleja, pero como escribir es gratis, propongo que hablemos a fondo de ese asunto, del dinero, de cuánto y cómo tiene cada territorio de un estado que contribuir al bien común. Quizá si el estado de las autonomías no ha resuelto los problemas del nacionalismo catalán es porque nunca se ha planteado un verdadero estado autonómico, en donde quien gestiona los servicios cobre por ellos a sus ciudadanos: quien no pueda o no quiera hacerlo, que le ceda sus competencias al estado.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Spotlight: las medias verdades

Ayer vi Spotlight, ganadora del Oscar a la mejor película y al mejor guión en 2016. Cuenta la investigación realizada por unos periodistas del Boston Globe sobre los abusos sexuales de sacerdotes católicos en la diócesis de Bostón, que concluyó con un gran escándalo social y religioso,que todavía mantiene un clima de sospecha sobre el clero católico en muchos países del mundo, incluido el nuestro, pese a que no se hayan detectado casos significativos.
La película está muy bien hecha, los actores son excelentes, el guió es vivo y las diferentes historias están bien entrelazadas. Ciertamente la película merece el óscar, aunque me queda la duda de si también su sesgo anticatólico ha colaborado en el éxito. Me pregunto qué hubiera pasado si, por ejemplo, la cinta hubiera elaborado la idea de que la mayor parte de los abusos sexuales se realizaron por sacerdotes homosexuales. Seguramente, la cosa hubiera sido distinta: quizá ni siquiera se habría estrenado.
La película, como se indica al inicio, está "basada en hechos reales", los personajes son los que son y los hechos se parecen bastante a lo que ocurrieron. Como a cualquier católico razonable, me llena de profunda verguenza y pena lo ocurrido en Bostón y cualquier otro país donde se hayan producido estos abusos de niños, y me cuesta entender cómo una persona que ha entregado su vida a Dios y a los demás pueda caer en tamaña degeneración. Pero, a la vez, me parece que la película plantea una visión maniquea de un problema muy complejo. Para el guionista de Spotlight, la diócesis de Bostón, con el cardenal Law a la cabeza, no sólo no hizo nada eficaz para acabar con el problema, sino que hizo todo lo posible para encubrirlo. El film extiende esta sospecha a toda la Iglesia, presentando en el epílogo de la película la dimision y traslado a Roma del cardenal Law poco menos que como un ascenso. Poco saben de la forma vaticana de retirar a un obispo de su mandato cuando su actuación ha sido equivocada, como el mismo Law reconoció al marchar: "A todos los que ha sufrido por mis defectos y errores les pido a la vez disculpas e imploro su perdón". Nada se dice, por supuesto, del muy activo papel de Law en la promoción de los derechos civiles en los años 60 en EE.UU.: en la película se le presenta como una figura más bien frívola y superficial. 
Nada se dice tampoco de los esfuerzos internos de la Iglesia para conocer y atajar el problema (recomiendo el libro de George Weigel, El coraje de ser católico, 2002). De hecho, una parte de la opinión pública puede pensar que la pederastia se da únicamente en la Iglesia católica, simplemente porque es la única institución religiosa que ha investigado y publicado masivamente esos abusos. Los informes más concienzudos en EE.UU. realizados a partir de casos estudiados en un periodo de 50 años afectan al 4% de los sacerdotes católicos de ese país, y la mayor parte de los casos comprobados afectan únicamente al 0.002 %: esto es se trata de verdaderos desequilibrados.
Por otro lado, no queda muy claro las supuestas terribles presiones que iba a ejercer la Iglesia contra el Boston Globe para que no publicara su reportaje. Uno hubiera esperado ver en el film varios matones visitando a cada uno de los periodistas, pero esa tremenda presión parece que se concretó en un par de conversaciones de amigos católicos con el encargado del equipo. Parece que el guionista tiene una percepción equivocada del supuesto poder del catolicismo en Boston: quizá eso explique que haya sido gobernador de Massuchussets... un mormón!! (Mitt Romney: 2003-2007).

Sin quitar un ápice a la gravedad del problema, y aplaudiendo las múltiples iniciativas que tanto Benedicto XVI como Francisco han tomado en esta cuestión, un juicio objetivo sobre la pederastia en los sacerdotes católicos concluye que se trata de un fenómeno muy marginal. En ningún paso sería justo afirmar que esta patología se da más entre los católicos que entre otros colectivos religiosos, incluidos sus líderes. Ernie Allen, presidente del National Center for Missing and Exploited Children, de EE.UU. concluía en un artículo de Newsweek (2010): "Puedo afirmar sin duda que hemos visto casos en muchas instituciones religiosas, desde evangélicos a ministros de las principales denominaciones, pasando por rabís y otros". Si esto es así, la pregunta obligada es "¿por qué sólo hay noticias de los sacerdotes católicos? ¿se imaginan una película de Hollywood donde el protagonista fuera un rabino pederasta?
Insisto, no estoy defendiendo la conducta de quienes abusaron de niños con el agravante de la confianza que da un autoridad religiosa: me parece repugnante. Sólo estoy diciendo que el caso, desgraciadamente, no es exclusivo de la Iglesia, sino que afecta a muchas otras entidades, civiles y religiosas. Pero escupir sobre la Iglesia católica es gratis, en ciertos ambientes está bien visto.


domingo, 10 de septiembre de 2017

La respuesta al Islam

Hablaba ayer con un amigo sobre los recientes atentados yihadistas en Cataluña. Me indicaba su preocupación por dar una respuesta adecuada a la creciente influencia islámica en Europa. Aunque en España nuestra relación con el Islam tiene unas largas raíces históricas (700 años de convivencia, o mejor decir de confrontación), hay otros países europeos donde la influencia musulmana actual es mucho mayor que en el nuestro. Por ejemplo, en Francia o en Alemania, donde la inmigración del norte de Africa y de Turquía, respectivamente, supone ya un porcentaje elevado de su población.
La primera reacción ante esta creciente influencia puede ser muy variada. Para algunos, supone un peligro inminente, pues parten de la base que los valores islámicos no aportan nada a las sociedades democráticas occidentales, o más bien son caballos de Troya para destruirlas. Para otros, se trata de un enriquecimiento cultural, al agrandar nuestra visión con nuevas perspectivas. Otros simplemente consideran que es una tendencia inevitable: ante el agotamiento demográfico y la crisis de valores que viven las sociedades occidentales, habrá otros valores que los reemplacen.
Me parece que todos tienen algo de razón, y que no resulta fácil tener una postura (y una política) coherente y de largo plazo ante la rapidez de las transformaciones sociales y culturales que estos fenómenos de emigración masiva suponen. Históricamente, los grandes imperios, con los valores que implicaban, cayeron por su propia debilidad interna, y fueron reemplazados por otros pueblos que, paradójicamente, acabaron adoptando buena parte de esos valores. El caso del imperio romano es particularmente nítido: implicó el colapso de lo que entonces era Europa, la ruptura política y social a gran escala, la sustitución de un "estado de derecho" (con todas sus limitaciones de época, pero bastante similar a lo que ahora entendemos por este concepto), por un conjunto disgregado de poderes locales, que costó más de mil años convertir en estados nacionales. No sé si ahora occurrirá algo parecido con la inmigración africana y asiática a Europa. A mi modo de ver una de las principales diferencias sería qué institución -o conjunto de valores- quedaría tras ese debacle político. En el caso del imperio romano, fue la Iglesia quien se encargó de transmitir la cultura clásica, quien en última instancia garantizó que no se empezara de cero, y que finalmente se recuperara lo mejor del ingenio greco-romano, asumiendo sus progresos. ¿Quién haría ahora ese papel? ¿Está la Iglesia en condiciones de hacerlo? ¿Es lo suficientemente coherente, con principios morales y teológicos claros que fundamenten una economía, una cultura, una política? ¿Tendría la influencia intelectual que tuvo para sostener lo mejor de nuestra cultura actual y servir de germen de una sociedad post-europea?
No sé responder a esas preguntas, pero sí me queda claro que el problema no es tanto la influencia exterior, la inmigración de pueblos con otras culturas, sino el debilitamiento interior, la falta de capacidad del cristianismo europeo para alumbrar al mundo contemporáneo con valores que no sean contemporáneos, precisamente porque lo contemporáneo deja todos los días de serlo. Solo puede alumbrarse el presente con energía que sea permanente, porque el presente deja de serlo en cuanto lo hemos vivido. No podemos mantener una sociedad honda sin raíces, no habrá valores si mantenemos la liquidez, la vaciedad, que pretende mostrarse como fundamentadora de la convivencia. No se pierde la convivencia pacífica porque se tengan ideas sólidas, sino solo porque no sepan defenderse con razones. Más bien al contrario, sólo se emplea la violencia cuando no se tienen razones para defender las ideas o cuando las ideas se han convertido en ideología, al margen de la realidad que debería sustentarla.

sábado, 26 de agosto de 2017

La versión californiana del martirio

Acabo de regresar de vacaciones, donde he estado más perezoso de lo habitual para hacer las entradas semanales en este blog. Ya lo siento. Seguramente mis entusisastas lectores habrán estado entretenidos con otras cuestiones más relajantes en estos días.
Quería reiniciar las entradas comentando una de las películas que he visto estos días. No es reciente (eso de ver películas de estreno no va conmigo, prefiero que reposen unos meses y pasen el filtro de la banalidad), pero parecía obligado verla, por el tema que trata, la aniquilación del cristianismo en el Japón del s. XVII, y por el director, Scorsese, uno de los pesos pesados de Hollywood. La película tiene interés, no cabe duda, y trata de un tema histórico muy poco cubierto por los guionistas de la meca del cine. Sería un buen filón para películas dramáticas, pues el cristianismo ha sido perseguido en múltiples lugares y periodos de la Historia (incluido el momento presente) aunque haya algunos que parezcan no haberse aún enterado.
En mi modesta opinión, la película de Scorsese es cinematográficamente discreta y culturalmente inmadura. El metraje es excesivo (casi tres horas) para lo que se cuenta, uno tiene la sensación de que se quiere extender articialmente la película, sobre todo durante el cautiverio del padre Rodrigues. La fotografía es de lo mejor de la película, así como los tres primeros minutos, hasta las secuencias del martirio en la playa de quienes habían acogido a los dos sacerdotes jesuitas en busca del padre Ferreira, lider de la evangelización cristiana de Japón, que luego apostataría de la fe.
En mi opinión, la cuesta a Scorsese y al guionista entender lo que significa el martirio, la excelsitud de la moral cristiana, y no sabe diferenciar bien entre el heroísmo y el fanatismo, que parece apuntarse en las conductas mas coherentes del padre Garupe, y que acaban quitándole atractivo a un espectador del s. XXI. No es fanático quien muere como mártir sino que mata a los mártires. Nada más terrible que llamar martires a quien muere matando a otros, en este terrorismo que algunos quieren vincular con Dios, con Dios que siempre es Vida. 
No es fácil entender el martirio para una mentalidad contemporánea, acostumbrada a negociar todo y a no tener ninguna referencia consistente.¿Qué sentido tendría morir por una determinada fe religiosa, si todas son iguales, si no puede diferenciarse la verdad del error? ¿Alguien imagina que una persona pudiera dejar su vida cómoda y marcharse al otro extremo del mundo a predicar el amor de Dios a los hombres con esa mentalidad? Si no tiene ninguna lógica ahora, mucho menos la tenía en el s. XVII, donde la idea de Dios era mucho más cercana, donde el cristianismo se evidenciaba en el encuentro con una Persona, que daba un sentido completamente distinto a la vida.
No es fácil que un director contemporáneo, aunque tenga un cierto conocimiento del cristianismo entienda esto. Por eso su propuesta se queda a medio camino, no consigue explicar un drama interior, que sí está presente en otrs películas de temática religiosa (por ejemplo, de "Dioses y Hombres"). Por eso me parece que Scorsese se queda a medio camino y no consigue convencer a casi nadie, y una película que podría haber sido una obra de gran calado acaba convirtiéndose en un film que genera más inquietudes que respuestas.

domingo, 23 de julio de 2017

Historia o leyendas

Estoy leyendo estos días el libro de Elvira Roca sobre las leyendas negras que han acompañado a los grandes imperios de la Historia (excepción del inglés, por algo será), y de modo más especial al español. Se trata de una obra muy bien documentada y amena de lectura, donde realiza un interesante paralelismo entre cuatro grandes imperios: Roma, Rusia, EE.UU. y España, cada uno situado en distintos momentos de la Historia, pero todos con muchos rasgos en común. Qué hace que un país llegue a crecer hasta convertirse en un imperio, y qué relación plantea ese crecimiento en los países que compiten con él, son algunos de los temas que plantea Elvira. Todos los imperios han tenido sus detractores, quienes consideraban que eran fruto de un destino inmerecido y construyeron leyendas para entorpecer su imagen, leyendas que esos imperios apenas pusieron esfuerzo en desmerecer. Pasó con los griegos frente a los romanos en la Antiguedad, con los franceses frente a los rusos en el XVIII, con los europeos frente a los estadounidenses actualmente, y con holandeses, ingleses y alemanes frente a los españoles en los siglos XVI y XVII.  Los mitos son muy parecidos en todos los casos, mezclanco medias verdades con aparatosas invenciones. Esos imperios han sido acosados de incultura, degradación social o racial, crueldad, egoísmo, fanatismo o un largo etcétera. La autora, como no podía ser menos, se entretiene especialmente en el caso español, donde la acción propagandística de los enemigos del imperio española ha sido particularmente eficiente: tan eficiente que se lo han creído los mismos españoles. Describe Barea, por ejemplo, con gran detalle la campaña propagandística montada por Guillermo de Orange para desprestigiar a Felipe II, el monarca legítimo de los Paises Bajos, y preparar el camino de la secesión. Ganó ambas guerras, la de los folletos y la del campo de ballata (con bastantes reveses en los largos años del conflicto), pero sin duda la primera es la que más ha perdurado. Lo lamentable es que todavia perdure, tanto en la visión que se imparte en las aulas holandesas como -lo que es realmente inexplicable- en las españolas: supuesto carácter fanático y cruel de Felipe II, acusandole incluso de matar a su hijo Carlos, imagen distorsionada -hasta el ridículo- de la Inquisición, supuesto intento de aliarse con los turcos, impuestos abusivos y un largo etcétera.
Y para darle un color de actualidad, basta leer entre líneas los comentarios que hace Barea sobre el impacto de esa campaña propagandística en el nacionalismo holandés que acabo en la independencia. La verdad histórica importaba, y parece que importa, bien poco: lo que importa es conseguir los objetivos que se pretenden, bañándolos de un sentido de la justicia que, en toda justicia, completamente carecen. 


domingo, 2 de julio de 2017

Los mormones: sentimiento y razón

No voy a descubrir la importancia de la libertad religiosa, de que cada uno pueda ejercer la religión que estime en conciencia más verdadera. Pero el respeto a las creencias de los demás no es identificable con el relativismo religioso, que pondría en el mismo plano cualquier creencia independientemente de su sustrato teológico, de los principios morales que lo guían o de su desarrollo en la Historia. Algunas tradiciones religiosas tienen un enorme recorrido histórico, son tan antiguas como la propia  civilización humana; otras obedecen a impulsos casi contemporáneos, muchas veces como variantes de otras tradiciones espirituales que se consideran revisables. En este marco estarían lo que denominamos cultos o sectas postcristianas, que basándose en el sustrato doctrinal e histórico del cristianismo, proponen un esquema de creencias que acaba formando una ideología que poco o nada tiene que ver con el Evangelio.
Este es el caso de los Mormones o "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días", una separación del cristianismo propuesta en el s. XIX por Joseph Smith en 1830. Tengo que reconocer que mi conocimiento de los mormones se reducía a conversaciones muy esporádicas con alguno de sus misioneros y con la curiosidad que inspira el enorme edificio que construyeron no lejos de mi casa. Por eso la lectura del último libro de Vicente Jara y Jorge Núñez sobre este movimiento religioso me ha resultado de especial interés. "Los mormones. ¿De verdad sabes quiénes son?" es un libro escribo con notable fluidez, fruto de un algo más de 300 pags. Tras su lectura, me ha llamdo poderosamente la atención, la muy débil estructura doctrinal de este movimiento.Las afirmaciones que hacen en el Libro de Mormon, su confusa mezcla con algunos elementos de la Sagrada Escritura, su escasísimo rigor en las fuentes históricas, culturales y arqueológicas, hacen de los Mormones un movimiento que se parece mucho más a un sentimiento que a una razón, porque, tras le lectura del libro, uno se pregunta: ¿cómo pueden creerse honestamente tal cúmulo de despropósitos? ¿Cómo afirmar la existencia de una cultural inexistente más allá de sus propias referencias, de un lenguaje del que no tenemos ningún otro testimonio que el afirmado por el Libro que les inspira? No tengo duda que habrá muchos mormones honestos y entusiastas de su religión, pero ciertamente sus fundamentos parecen muy débiles. Recomiendo la lectura de este libro, documentado en las propias fuentes mormonas, intentando con la mayor honradez posible mostrarlas. No se pretende ofender a nadie, sólo poner en evidencia sus creencias y prácticas.